Críticas de cine

Ver cine para hablar de cine


Además de otras muchas películas podrás ver películas de Corea del Norte en este blog/North Korean films in this blog/Cinéma Nord-Coréen/조선영화



miércoles, 1 de febrero de 2017

En el ferrocarril, de Kim Song Gyo.

Cartel de la película.

Por Antonio Fernández Munárriz.


Una película de Corea del Norte de 1960, otras fuentes apuntan a 1966, en blanco y negro. Drama, melodrama y bélico. Con una duración de 91 minutos.


Dirigida por Kim Song Gyo. Interpretada por Cha Kye Ryong (el maquinista), Hwang Ming Wong, Son Won Du, Tian Xi Hung y Kamsuk Ho Kym.

Cha Kye Ryong (el maquinista). Escena de la película. 


El maquinista Ko In Ho conduce un tren con refugiados en el otoño de 1950, al comienzo de la guerra.





 La acción transcurre en la línea de ferrocarril que cruza toda la península de Corea uniendo la ciudad de Busan, en el extremo sur, hasta la ciudad china de Dandong; al otro lado del río Yalu que hace de frontera con Corea. Una línea de ferrocarril que comenzaron a construir los japoneses unos años antes de convertir a Corea en su colonia, a finales del siglo XIX.

La locomotora. Escena de la película.
Comienza la película con imágenes de la locomotora de vapor circulando a toda velocidad bajo fuego de artillería y ataques desde aviones. Los disparos y las explosiones, aviones norteamericanos y el tren para. Han llegado a un puente que ha sido bombardeado. Aparecen los soldados norteamericanos. 

Norteamericano. Escena de la película.

Se trata de la 7ª División de Infantería de los EE.UU. En sus uniformes y cascos aparece su emblema, el “reloj de arena”; un círculo rojo y en su interior dos triángulos negros invertidos. Era la “carne de cañón” del General Douglas MacArthur y desde muy pronto las bajas fueron reemplazadas por coreanos obligados a enrolarse en sus filas. 

DVD.
El maquinista, personaje principal en toda la trama, adquiere un carácter desconcertante. El intento de escapar de un destino atroz, la estructura subjetiva del guion y un aparente desdoblamiento de la personalidad rompe con la empatía del espectador bruscamente. 



A medida que avanza la película nos damos cuenta de la historia de vida y que en el delirio de este descenso al infierno todo está conectado.

Norteamericanos en la estación. Escena de la película.

Los norteamericanos le respetan su vida solo porque es imprescindible para seguir al frente de la locomotora. Fusilamientos de civiles y malos tratos son la imagen que dejan a su alrededor. En occidente recordamos el cuadro de Picasso “La masacre de Corea” (1951) inspirado en el cuadro de Goya “Los fusilamientos del 3 de Mayo” (1814) y que denuncia la masacre de civiles en Shinchun por parte del ejército norteamericano. Cuadro cuya reproducción estuvo prohibida durante décadas en Corea del Sur.

Ko In Ho, el maquinista, lidera a un grupo de patriotas que conoce del ferrocarril, mantiene una relación de artificial cordialidad con los norteamericanos y uno de sus mandos: Un oficial psicótico, racista y en una borrachera de poder que describe con sutileza su carácter.

Norteamericano al teléfono. Escena de la película.

En este universo inestable aparece la crueldad, la transferencia de culpa;  intriga en un proceso de autodestrucción del personaje. La brutalidad y la capacidad de hacer belleza del horror en un cautiverio de muerte a su alrededor. El maquinista coreano se convierte en un personaje muy similar al maquinista que interpretó Jean Gabin en “La Bestia Humana”, de 1938 y basada en la novela de Émile Zola. Ese retrato de la condición humana primitivo e irracional. Donde un fingido bruto solo es feliz conduciendo su locomotora. Ko In Ho protege su tren del sabotaje, trabaja con gusto pese a convertirse en prisionero y simulando desprecio a los patriotas coreanos; a la vez sigue influyendo en la gente que le rodea para organizar una futura rebelión. 

Patriotas coreanos. Escena de la película.

La primera parte de la película tiene un carácter naturalista en el que la lucha por la vida, la subsistencia, es el motor de los personajes. Cuando aparecen instintos que mueven al hombre a causas nobles aparece el realismo socialista en el que nadie nace determinado para vivir su vida. Frente a un hombre esclavo sin posibilidad de cambiar desaparece el pesimismo y aparece un escenario luminoso.

Patriota coreano se enfrenta a los norteamericanos. Escena de la película.

La escena del postizo desprecio del maquinista a una mujer en presencia de un norteamericano es el clímax de la película. El papel de la mujer se convierte en protagonista. Un cambio que simboliza a la nueva Corea. De una sociedad que las ha mantenido relegadas, en la lucha contra el invasor tienen un papel protagonista. Gracias a una mujer el tren finalmente no es volado por los aires.

Finalmente Ko In Ho se lleva su tren al norte cargado con material bélico. Con el grupo que lidera se hacen con el tren y ametrallan a su paso por la estación de Pocheon, a veinte kilómetros de Seúl, a los norteamericanos que la custodian. Ha puesto el ferrocarril al servicio de la revolución y ha recuperado su locomotora para dirigirse al norte buscando la libertad. Momentos heroicos, como el patriota que da su vida en un cambio de vías.

Un final de esperanza con la guerrillera despidiéndose del tren y música evocadora en un gran paisaje.


El enlace de la película en YouTube subtitulada en inglés y doblada al ruso:

Х/ф На железной дороге / On.the.Railway / Cheolgil Ueseo (КНДР, 1966).







2 comentarios:

  1. Interesante película, estimado Antonio. Gracias por el comentario. Cordiales saludos,

    ResponderEliminar